Publicado el Deja un comentario

El poder de las infusiones y sus beneficios

El poder de las infusiones y sus beneficios

No hay nada como una buena infusión.

Durante siglos, las hierbas infusionadas han sido muy apreciadas por sus propiedades y beneficios que aportan a nuestra salud y bienestar. 

Además de la sensación de confort y temperancia cuando el frío aprieta, las infusiones son brebajes muy valorados, ya que se les atribuye componentes medicinales.

Pero, antes de nada, vamos a intentar explicar una confusión universal:

Todos los tés son infusiones, pero no todas las infusiones son té

Es una frase muy gráfica para dilucidar, a grosso modo, las diferencias entre infusión y té:

Infusión → bebida que se obtiene de diversos frutos o hierbas aromáticas, café, manzanilla…, preparada en agua hirviendo o muy caliente. Puede o no llevar té. Por sí sola, no contiene ningún tipo de estimulante ni de teína. Más bien al contrario: hay infusiones, por ejemplo la valeriana, que son recomendadas para los trastornos del sueño.

→ líquido preparado en agua o leche, con hierbas extraídas de la planta camellia sinensis (planta de té). Todos los tipos de té proceden de esta planta. El té contiene teína, estimulante que activa el sistema nervioso central. La diferencia entre teína y cafeína solamente recae en los efectos. Es la misma molécula, pero la forma de absorción del cuerpo es distinta: mientras la cafeína pasa directamente a la sangre a través del estómago (y la molécula absorbe mucho más rápido), en el caso de la teína la absorción se produce en el intestino delgado, lo que provoca que sea más lenta y progresiva.

La forma de preparación también varía: por lo general, los tés no se pueden dejar reposar más de 5 minutos ya que su sabor se amarga. En cambio las otras hierbas aromáticas, frutas y especias pueden estar, dependiendo del caso, entre 6 y 15 minutos infusionando.

El sabor también es un elemento diferenciador: el té, al proceder de la camellia sinensis, siempre provoca una cierta amargura sea del tipo que sea. Por contra, el sabor de las infusiones es muy diverso y va directamente relacionado con los ingredientes de la preparación.

Tipos de bebidas infusionadas según sus beneficios

Hay múltiples combinaciones a la hora de preparar unas hierbas para infusionar. 

A la hora de elegir el momento, hay que tener en cuenta básicamente sus propiedades medicinales (beneficios) y su sabor, condicionantes elementales para saber escoger el tiempo adecuado para tomar una infusión.

Entre las miles de infusiones que existen, hemos intentado elegir las más representativas, teniendo en cuenta sus propiedades medicinales y principios activos:

Incitante/ estimulante

: considerada para muchos como la infusión por excelencia. En muchos países es un elemento de cultura y tradición. Además de sus propiedades estimulantes, también se puede utilizar como astringente y antioxidante.

Café: aunque puede sorprender su aparición en esta lista, la verdad es que el café también es una infusión: granos de café infusionados con leche o agua. Junto al té, posiblemente la bebida incitante más conocida en el mundo.

Mate: la más común en Argentina y Uruguay. Hecha a base de hojas de yerba mate. Contiene cafeína, y a parte de estimulante también resulta diurética y antioxidante.

Infusiones en konsebeauty.com:

Cosmic Dealer infusión ayurvédica “She woke up and conquered the world” : té verde con genmaicha, jengibre, moringa y tulsi para la mañana, te aporta la energía e inmunidad necesarias para afrontar el día.

Calmante/ relajante

Lavanda: se usa para rebajar el estrés, y para combatir el insomnio. Ejerce un poder relajante sobre la mente y sobre las emociones. 

Tila: una de las más populares cuando hablamos de tranquilizarnos. Se elabora en base a las hojas de tilo. Además de calmante, también tiene un efecto hipotensor (reduce la presión arterial), antiinflamatorio y analgésico.

Valeriana: otra de las top en la lista de más recurrentes. Se caracteriza por provocar efectos relajantes y sedantes. Contribuye a coger el sueño, y a lidiar con el estrés y la fatiga. También es una buena compañera para reducir la tensión arterial o calmar dolores propios del ciclo menstrual o la migraña.

Melisa: una de las más antiguas en Europa. Entre sus propiedades medicinales está la hipnótica-sedante: ayuda a la hora de dormir. También es buena reguladora del tránsito intestinal. 

Pasiflora: planta que se utiliza como agente activo contra la ansiedad, el estrés, el insomnio, las palpitaciones, tics nerviosos…Se puede usar como relajante muscular en caso de contracturas leves.

Infusiones en konsebeauty.com:

Cosmic Dealer infusión ayurvédica “She slept for 100 years”: infusión ayurvédica de trigo sarraceno tostado, flores de cáñamo y hierbas ayurvédicas (canela, anís estrellado, hinojo), para un sueño profundo y reparador. 

Sistema inmunológico

Jengibre:  esta infusión, que puede resultar un poco picante, es conocida por sus propiedades mitigantes cuando sufrimos resfriados. También tiene principios activos antiinflamatorios, y favorece la expulsión de gases y eliminación de grasas.

Echinacea: es muy conocida en favor de combatir enfermedades típicas del otoño-invierno como gripe, sinusitis, catarros o faringitis. Su efectividad es comparable con la de un antigripal, pero mucho más segura y sin efectos secundarios.

Tomillo: es una gran fortalecedor del sistema inmune: alivia la tos, disminuye inflamaciones, combate infecciones bacterianas…

Tulsi: también conocida como “albahaca sagrada”, se viene utilizando por la medicina holística desde hace más de 5000 años. Esta hierba terapéutica ayuda a mantener la salud del corazón, el nivel de colesterol y la presión arterial, aparte de ser una gran reductora de ansiedad y estrés, al regular los niveles de cortisol. 

Sistema digestivo

Camomila: conocida en la medicina natural desde hace muchos años. De gran potencial benéfico para la salud, se emplea normalmente para ayudar a la digestión, reduciendo la sensación de pesadez. Entre otros muchos beneficios, la camomila contribuye a limpiar y revitalizar la piel, gracias a su propiedad activa antibacteriana.

Menta: es de las preferidas para muchas personas por su intenso sabor. Pero más allá de eso, facilita mucho las digestiones pesadas y ayuda a equilibrar el sistema intestinal. También se aplica para la mejora de las afecciones respiratorias.

Romero: es muy efectiva cuando se trata de disminuir la acidez. A eso hay que sumarle sus propiedades para reducir el colesterol y mejorar el funcionamiento hepático. 

Hierba de Limón/ Citronela:  también conocida como “verbena de Indias o Hierba Luisa”, es una hierba que tiene un poder increíble para aliviar los cólicos estomacales. Mejora la salud intestinal y ayuda a la digestión. Además tiene propiedades antiinflamatorias, antibacterianas y diuréticas, y combate la ansiedad, el estrés y la fatiga.

Raíz de regaliz: planta cultivada orgánicamente en Uzbekistán, es un remedio casero efectivo y común para el malestar estomacal. También ayuda a desarrollar la resistencia del cuerpo al estrés físico y mental.

Flujo sanguíneo/ dolores menstruales

Salvia: gracias a sus propiedades antiinflamatorias y antiespasmódicas, es muy efectiva tanto para ciclos menstruales suaves como para mantener controlado el dolor en ciclos con más molestias. También se puede utilizar para reducir la retención de líquidos y la relajación de la musculatura. 

Diuréticas/ detox

Infusiones frutales: es una categoría muy amplia, ya que son incontables las frutas que se pueden usar para infusionar. Las más comunes son: limón, mango, frutos rojos, melón, sandía… Se pueden licuar antes o usar rodajas.

Infusiones en konsebeauty.com:

Depuravita Ayurvedic Detox Infusion: mezcla curativa de origen oriental. Es un té de hierbas de desintoxicación ayurvédica. Deriva su poder de la potente mezcla inmunológica de las plantas Tulsi y Moringa.

Puntos en común a la hora de preparar una infusión

Más allá de la bebida, el ritual o ceremonia de prepararse una buena infusión o té, trasciende más allá de lo cotidiano. En muchos rincones del planeta esta práctica es muy apreciada y respetada.

Es bien sabido, como dice el refrán, que “cada maestrillo tiene su librillo”

Hay muchos tipos de infusiones, y como tal, muchos tipos de preparaciones distintas. Pero hay unos pasos comunes en todas, que son básicos para disfrutar una infusión de calidad:

  1. Hervir el agua con agua mineral natural:  ¿Por qué se recomienda que sea mineral? La razón es que ayuda a conservar las propiedades medicinales para nuestra salud, a parte de ayudar a mantener el sabor y aroma de las hierbas silvestres. El agua debe estar justo antes de entrar en ebullición (92-96º. Si el agua hierve del todo, deja de ser infusión para convertirse en tisana)
  2. Abocamos primero el agua y luego las hierbas/ frutos a infusionar.
  3. Cubrir la infusión para evitar que se disipen las propiedades medicinales y sus beneficios  , mientras se deja reposar entre 8 y 12 minutos (dependerá del tipo de infusión).
  4. ¡Saborearla! Poco a poco y sin prisa.

Otra manera muy común de preparación es la infusión como bebida fría o macerada. Las infusiones frías son excelentes refrescos naturales  y una gran alternativa a los refrescos azucarados. Calman la sed y nos aportan las propiedades activas de las plantas. Además, puedes encontrar una gran variedad de sabores para elegir. 

Las infusiones según la época del año

Como la forma de vestir es diversa dependiendo del clima y la temperatura, las infusiones también apetecen más o menos según la época del año en la que atravesemos. Por eso os dejamos algunas sugerencias:

El poder de las infusiones y sus beneficios

Primavera

En primavera, las infusiones adquieren una importancia inusual para hacer frente a la temida astenia primaveral. Las más recomendadas son las infusiones que lleven ginseng, o el té verde matcha, de origen chino y muy relacionado con la cultura japonesa. Es ideal para combatir el cansancio y despejar la mente, además de su poder antioxidante, como el buen té verde.

Son comunes también en primavera las infusiones florales: en general muy aromáticas y visualmente bellas. Una de las más recomendadas es el jazmín, por ejemplo las perlas de jazmín o el té chino.

Verano

Las infusiones frías se convierten en las preferidas. Bebidas con sustancia como sustitutos de los refrescos azucarados. Especialmente las de frutas (cítricos, menta, melón, sandía, piña), plantas aromáticas (lavanda, tomillo, menta, salvia), flores (malvas, hibiscos, violas) y algunas especies (canela, jengibre, cúrcuma).

Otoño

Vuelven las infusiones calientes para combatir el principio de los días cortos, la llegada del frío, y la aparición de los resfriados y congestiones.  Son deseables infusiones con manzana, o con frutos secos como la avellana y la almendra.

Invierno

La tendencia en esta época, donde los resfriados pueden tener un papel protagonista,  nos indica que las infusiones con sabores de especias con un toque de calor pueden ser una buena solución. Los tés pueden ser una buena opción, como por ejemplo el de Chai.

Después de mostrarte todos los encantos de las infusiones, te toca a tí decidir con cuáles te quedas y cuándo las vas a utilizar. ¡A infusionar!

Deja una respuesta