Publicado el Deja un comentario

¿Cómo tratar la piel sensible? Aquí te dejamos algunas de nuestras recomendaciones.

Las rutinas de cuidado facial deben adaptarse a las características particulares de cada tipo de piel. Es importante aprender a identificar cuál es nuestro tipo de piel, y de esa manera tomar las mejores decisiones al respecto.

Sobre todo en el caso de la piel sensible, es fundamental construir una rutina que respete las necesidades de nuestro rostro.

¿Qué es la piel sensible?

Las personas con piel sensible pueden reaccionar negativamente ante cualquier estímulo externo. Estas reacciones suelen variar entre ardor, rojeces, picor, cosquilleo y sensación de sensibilidad en general.

Este tipo de síntomas surgen cuando nuestra piel sensible se ve expuesta ante un ingrediente que no tolera o está siendo tratada de forma agresiva. Sin embargo, en general las pieles sensibles suelen lucir deshidratadas y secas, ya que la función barrera funciona deficientemente en este tipo de rostros.

Existen muchos factores que pueden influir en el hecho de que nuestra piel sea sensible. Entre ellos puede estar la genética, el uso de productos inadecuados en nuestro rostro o hiperreactividad vascular.

A continuación, compartimos contigo la rutina perfecta para las pieles sensibles:

1. Doble Limpieza suave:

Sobre todo si vamos a comenzar a cuidar nuestra piel sensible desde cero, es fundamental que demos pasos adecuados y cuidadosos. Las pieles de este tipo reaccionan rápidamente ante cualquier producto o ingrediente levemente agresivo. En estos casos, lo más recomendable es evitar sensibilizar aún más la piel y empezar la doble limpieza con un tónico suave como el Tónico Equilibrante de Grown Alchemist. Este tipo de productos logrará limpiar nuestra piel, liberándola de residuos y consiguiendo un efecto calmante.

Otro producto que podríamos utilizar para desmaquillar nuestro rostro, sin afectar a nuestra piel delicada es el aceite limpiador Wisdom Cares. Está compuesto de aceites vegetales botánicos que limpian la piel sin secarla.

2. Hidratación y protección:

La hidratación es indispensable para todos los tipos de pieles. En el caso de las pieles sensibles, hidratarlas adecuadamente podría ser una decisión determinante para mejorar su condición.

En la mañana, nuestra piel recibirá un empujón si utilizamos productos como Vital Cream de Nuori. Es una crema hidratante orgánica, compuesta de aceites naturales que ayudan a hidratar y calmar a las pieles más sensibles.

La crema de día Hydra Repair de Grown Alchemist puede ser otra excelente opción para brindarle vida e hidratación a nuestro rostro en la rutina de mañana. Este producto es gentil con la piel y consigue un efecto hidratante matificante. Además, contribuye a mejorar la elasticidad y reducir visiblemente el tamaño de los poros.

3. Aplicar aceite

Para asegurar una reparación óptima, es recomendable añadir algunas gotas de aceite facial a nuestra rutina. El aceite Mon Huilettes Sensitive de Les Huilettes, por ejemplo, es ideal para ayudar a crear una barrera de protección adicional en nuestro rostro. Esto evitará que la piel sensible se vea afectada por elementos externos, y contribuirá a calmarla.

4. No le tengas miedo a los exfoliantes

Los resultados negativos de tener piel sensible pueden hacer que algunas personas tengan miedo a aplicar productos exfoliantes. Estos pueden llegar a resultar bastante dañinos, pero únicamente si no se escogen los adecuados. Lo importante es elegir el ingrediente activo adecuado para nuestra piel. El ácido láctico, la enzima de frutas y el BHA (beta-hidroxiácidos que ayudan a penetrar en los poros obstruidos, asegurando la limpieza de los mismos y controlando la producción de sebo) son los mejores para pieles sensibles.

Un producto perfecto para este paso de nuestra rutina es el exfoliante en polvo de Alex Carro, utiliza la exfoliación enzimática y física. Provoca una ruptura natural de las células muertas de la piel, mejorando así la textura y apariencia cutáneas. Las potentes enzimas de frutas y extractos de plantas naturales iluminan y regeneran la piel.

Por otro lado, el exfoliante facial en polvo de Wisdom Cares está compuesto de arcilla de coalin, lavanda molida, jengibre y manzanilla. Esta mezcla de ingredientes logra limpiar la piel de impurezas, cuidando al mismo tiempo su sensibilidad.

Tener piel sensible requiere de cuidados especiales, como sucede con cualquier tipo de piel. Si queremos lograr los mejores resultados en nuestro rostro, es fundamental que utilicemos los productos adecuados para él.

Deja una respuesta